Bundt Cake de calabaza

Image
Bundt Cake de calabaza

Hoy os traigo un  bizcocho que se hornea en un molde  bundt, (de ahí su nombre) que le  da su  característica forma de anillo. Este tipo de bizcochos se popularizó en la década de 1950 y 60 en el norte de América.

Se realiza en dos partes. Lo primero que tenemos que hacer es cocer la calabaza. Hay que tener en cuenta que la calabaza tiene mucha agua y para que nuestro bizcocho quede perfecto tenemos que eliminar la máxima posible, por lo que yo hice el día anterior el puré y lo guarde en el frigorífico.

Ingredientes (para 10-12 porciones)

Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente salvo que se indique lo contrario

Ingredientes : 

Para el puré de calabaza (245 g aprox.)

  • 500 g de calabaza
  • 240 ml de agua

Para el bundt cake

  • 225 g de mantequilla sin sal
  • 300 g de azúcar blanco
  • 3 huevos (L)
  • 2 cucharaditas de extracto  puro de vainilla
  • 350 g de harina de trigo de repostería
  • 1 ¾ cucharaditas de levadura química
  • ¾ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ½ cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • ¼ cucharadita de nuez moscada molida
  • ¼ cucharadita de pimienta molida
  • ⅛ cucharadita clavo molido
  • ⅛ cucharadita jengibre molido
  • 225 g de yogur natural (no azucarado)
  • 245 g de puré de calabaza

*1 cucharadita=5 ml / 1 cucharada=15ml*

Preparación: 

Puré de calabaza:

  1. Precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 200ºC.
  2. Con un cuchillo grande y afilado (la piel es bastante dura), partimos la calabaza por la mitad, retiramos las semillas y las fibras de su interior (dejamos la piel) y la troceamos en pedazos más o menos medianos.
  3. Colocamos los trozos de calabaza limpios en una fuente para horno con la piel hacia arriba (la pulpa en contacto con la superficie del molde), añadimos el agua y horneamos durante 35-45 minutos hasta que al pinchar la pulpa esté tierna.
  4. Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo.
  5. Una vez fría, retiramos la pulpa con ayuda de una cuchara (desechamos la piel), la colocamos en el vaso de la batidora y trituramos hasta obtener un puré bien fino. (
  6. Transferimos el puré de calabaza a un colador fino o chino y dejamos drenar durante un par de horas sobre un recipiente para recoger el agua que irá liberando (también podemos colocar un filtro de café en el fondo del colador para asegurarnos de que sólo descartamos el líquido). Este paso es fundamental; la calabaza contiene una gran cantidad de agua que, de no eliminar, arruinaría nuestra receta.

El puré que has hecho de calabaza se conserva refrigerado bien cerrado en un recipiente hermético durante 1 semana y en el congelador hasta 2 meses. Así, puedes animarte a hacer el doble de cantidad y congelar la mitad… Así tendrás trabajo avanzado de esta receta el día que vayas a repetir hacer este bizcocho (¡Porque querrás repetirlo!) 

 Bundt cake:

Con Thermomix

  1. Poner sobre la thermomix un bol pesamos  la harina y las especias junto con la levadura y el bicarbonato reservamos.
  2. Batimos la mantequilla 10 seg vel 4
  3. Añadimos el azúcar batimos 30 seg vel 4
  4. Ponemos la máquina a vel 4 sin tiempo y vamos añadiendo los huevos por el vocal  uno a uno.
  5. Ponemos vel 4 sin tiempo y vamos incorporando la harina por el vocal junto con el yogur alternando, un tercio de harina con un tercio de yogur, así sucesivamente hasta que se termine.
  6. Por último a vel 3 sin tiempo incorporamos el puré de calabaza.
  7. Ponemos la mezcla en el molde y damos unos golpecitos sobre la encimera para que salgan las burbujas de aire.
  8. Horneamos a 180° C unos 50 o 60 mit.  o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.
  9. Retiramos del horno y lo dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, damos unos golpecitos contra el banco de la cocina de nuevo y movemos el molde con cuidado en todas las direcciones. Así nos aseguramos de que se haya despegado sin problema de las paredes y del fondo del molde. Le damos la vuelta con cuidado y lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla.

Sin Thermomix

  1. Precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos la fuente para asegurarme de que llega a todos los rincones utilizamos un molde para bundt cakes de 23 cm  (10 cups / 2,6 l de capacidad) y reservamos.
  3. En un cuenco grande tamizamos juntos la harina, la levadura química, el bicarbonato sódico, las especias y la sal. Reservamos.
  4. En el cuenco  grande y la ayuda de una cuchara de madera o espátula, batimos la mantequilla  hasta que adquiera una textura cremosa y suave.
  5. A continuación, agregamos el azúcar y seguimos batiendo hasta obtener una mezcla de consistencia esponjosa y de color más pálido.
  6. Añadimos ahora los huevos, ligeramente batidos previamente y de uno en uno. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior no haya quedado incorporado a la masa por completo. Es posible que al principio la mezcla adquiera un aspecto como “cortado”; es completamente normal y cuando agreguemos la harina nuestra masa volverá a quedar suave y homogénea.
  7. Incorporamos el extracto de vainilla y mezclamos bien hasta que la mezcla quede uniforme. Según vamos trabajando con la masa, es conveniente ir despegando los restos de los laterales y el fondo con una espátula de silicona para que la mezcla sea lo más homogénea posible.
  8. Añadimos los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 3) alternándolos con el yogur de la siguiente forma: ⅓ de ingredientes secos, ½ de yogur, ⅓ de ing. secos, ½ de yogur, ⅓ de ing. secos. Es decir, empezamos y acabamos con los ingredientes secos, mezclando después de cada adición sólo lo justo para integrar los ingredientes.
  9. Finalmente incorporamos el puré de calabaza y mezclamos con una espátula  hasta que quede repartido de manera uniforme por toda la masa, pero sin excedernos en este paso para mantener una miga tierna y jugosa.
  10. Vertemos la mezcla anterior en el molde previamente engrasado y damos unos golpecitos suaves contra el banco de la cocina para que la masa se asiente bien en cada rincón del diseño del molde y quede nivelada . De esta forma, además, también se expulsarán las posibles burbujas de aire que se hayan podido formar.
  11. Horneamos durante 55 – 60 minutos aproximadamente o hasta que al insertar una brocheta en el centro salga limpia. Si no lo hace, iremos comprobando cada par de minutos hasta que salga.
  12. Retiramos del horno y lo dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, damos unos golpecitos contra el banco de la cocina de nuevo y movemos el molde con cuidado en todas las direcciones. Así nos aseguramos de que se haya despegado sin problema de las paredes y del fondo del molde. Le damos la vuelta con cuidado y lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla.

Se conserva varios días bien cubierto a temperatura ambiente.

Que disfrutes……………………………………………………………………….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s